Cuando Goliat está frente a mí

Actualizado: abr 27


“Pero mientras hablaba con ellos, oyó que Goliat, el guerrero filisteo, se puso en medio de los dos campamentos y lanzó el mismo desafío de los días anteriores. También vio cómo, al ver al guerrero filisteo, los soldados israelitas se echaban a correr llenos de miedo,” 1Samuel‬ ‭17:23-24‬ ‭RVC‬‬

Quiero comenzar pidiéndote que te imagines de un lado de un campo de batalla y del otro lado la tierra prometida, pero entre tú y esa tierra un Goliat qué día y noche te grita, se burla y busca amedrentarte. La Biblia nos habla de una historia similar en 1 Samuel 17 (te invito a leerla antes de continuar aquí y que hagas mucho énfasis en los versículos 8 al 11, 16, 23 al 25). El Goliat en tu vida busca tenerte en miedo, condenación, tristeza, escondido, inseguro, temeroso; sin avanzar y alcanzar el diseño de Dios para tu vida; que estes estancado, que estés seco y árido, sin fruto y distraído; que salgas huyendo, que veas que es tan difícil y duro que darte por vencido es lo mejor que puedes hacer y que renuncies a todo... y aún más peligroso que que desistas de buscar, de creer y de pelear. Puede ser una lucha interna como una debilidad, un pecado, un área no rendida o puede ser una circunstancia externa como una enfermedad, una crisis familiar, una crisis económica o la corriente de este mundo y su influencia. ¿Pero qué hacer? ¿Qué es lo que realmente tu Dios quiere? Jesús permaneció firme en sus horas más duras y obscuras, cuando el Goliat le gritaba bájate de esa cruz, si eres hijo de Dios sálvate a ti mismo, Goliat lo golpeó, lo humilló, le escupió, lo despojó de todo y aún así Él no habló, no dijo nada, no retrocedió... siguió adelante... y pudo decir al final CONSUMADO ES.

Ver a mi Jesús me hace estar firme ante El Goliat en mi vida, saber que mi Jesús le reventó la cabeza al Goliat más grande y se la pisó, me hace estar firme y hacerle frente a cualquier Goliat en mi vida, y sobre todo rendirme a ante Él gigante de gigantes, ponerme y abandonarme en su manos sabiendo que ahora es Él en mí, el matador de gigantes vive en mí, no soy yo la que pelea, es mi Jesús dentro de mí, y él no está muerto, Él está vivo!! Y esto no es cuento, no es teoría, no es historia que sólo pasó hace 2000 años, Él sigue vivo! Él resucitó!!! Y hoy siglo XXI, Él sigue haciendo milagros!! Sigue resucitando muertos, sigue sanando enfermos, liberando cautivos, sigue abriendo ojos, levantando paralíticos espirituales y naturales, sigue sanando cojos, a todo aquel que tiene alguna ausencia, alguna carencia, alguna fragilidad, aún a los estafadores, impostores, sigue mudándoles el Corazón... Él no ha dejado de obrar, Él no ha dejado de hacer milagros.


Entonces, ¿qué necesito?

Comenzar a mirarlo más a Él que a las circunstancias, escucharlo más a Él que a tu propia alma, que a tu realidad, que tu entorno! NECESITAS comenzar a pasar más tiempo con tú Campeón del cielo y verlo, sólo verlo a Él y creerle... como dice Juan 16:33 en el mundo tendréis aflicción, pero confiad porque yo he vencido al mundo.

“Pues todo hijo de Dios vence a este mundo de maldad, y logramos esa victoria por medio de nuestra fe. ¿Y quién puede ganar esta batalla contra el mundo? Únicamente los que creen que Jesús es el Hijo de Dios.” ‭‭1 Juan‬ ‭5:4-5‬ ‭NTV‬‬

17 vistas1 comentario