¿ESTAS CANSADO DE ESTA VIDA? - Venciendo adicciones

Para poder recibir la ayuda de Dios, es necesario tener una condición, no solo de necesidad.


Hay personas necesitadas que aún no están cansados de la vida que llevan, esto impide que Dios pueda obrar en sus vidas, no solo tienes que ser un necesitado o reconocer la condición en las que estás, tienes que estar cansado de la vida que llevas, de estar estancado, de no avanzar y no trascender.


La biblia dice en Isaías 1:5

¿Por qué querréis ser castigados aun? ¿Todavía os rebelareis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente.


Dios quería que su pueblo reconociera su condición y viera su necesidad para que el pudiera brindarle su ayuda, él pudo simplemente destruir el pueblo pero ese no era su propósito, no era la visión que tenía para ellos, les dio la oportunidad de que reconocieran como estaban viviendo.


Hay un ejemplo muy claro donde el profeta Elías está en el monte Carmelo y hace una pregunta al pueblo de Israel.


1 reyes 18:21

Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿hasta cuándo claudicareis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palara.


La intención de Dios a través del profeta era que reflexionaran y producir un redargüir y que su corazón se volviera a Dios.


Dios nos exige una decisión concreta ya que no podemos estar viviendo una doble vida, donde tenemos 2 pensamientos totalmente diferentes.

¿Qué estás haciendo con tu vida?


Toda persona que anhele un cambio en su vida, debe forzosamente estar cansado de su manera de vivir

Otro ejemplo muy claro está en juan 4 donde habla de la mujer samaritana. Como Jesús la orilla, hace que entre en razón y hace que vea como estaba viviendo al decirle que si toma de esa agua, nunca va a saciar su sed.


Juan 4:13-15

Respondió Jesús y le dijo: cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás: sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. La mujer le dijo: señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.


Muchas personas no han logrado salir de la adicción, no porque Dios no tenga el poder o porque no quiera ayudarlos; sino porque no han tomado esa determinación de enfadarse de la vida que llevan, de reconocer que necesitan un cambio en su vida.


Podemos ver por la palabra de Dios que él tiene un poder ilimitado y sobrenatural, capaz de transformar cualquier corazón. El mismo Dios que transformó a Moisés de ser un hombre temeroso a ser un gran líder, el mismo Dios que cambio el carácter de Pedro de ser un hombre impulsivo a ser un hombre sabio y prudente, ese Dios que transformó a María Magdalena de ser una prostituta a una gran mujer de bien, ese mismo Dios está vivo. Su palabra dice en Hebreos 13:8 que Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Y si ese mismo Dios pudo cambiar la vida de esas personas cuya vida estaba atada en amargura de espíritu, imagina lo que puede hacer contigo.


Ese mismo Dios hoy quiere cambiarte a ti y lo único que tú tienes que hacer es cansarte de la vida que llevas, reconocer tu necesidad y reconocer que Dios es el único que puede saciar tu sed.


Y tú, ¿Ya estás cansado de esta vida?



60 vistas0 comentarios