Instruye al niño...

Traer un hijo al mundo es una gran responsabilidad afectiva, como ya sabemos, las tareas de un padre además de proveer alimento y abrigo, incluyen educación, pasar tiempo, compartir amor y lo mas trascendental para la vida un niño: Instrucción.

La posibilidad de que un hogar padezca de orfandad ya es una realidad al día de hoy, es por ello que muchos de los niños que crecieron en la iglesia (pero carentes de paternidad en sus casas) convirtieron la iglesia en su hogar y refugio seguro. Es por eso que Dios juega el rol mas impactante en la vida del ser humano, no sustituye a ningún padre humano, es el padre de padres por excelencia.


Hoy recordaremos una de las historias mas dolorosas de un hijo, la infancia de José el soñador.

"He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima en el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud" Salmo 127:3

Jacob tuvo varios hijos en su vida, el ultimo de ellos, José, fue uno a quien cuido, enseño, educo y amo durante sus primeros 17 años de vida (los años mas vitales de un ser humano). Tras la envidia y malicia de sus hermanos, José, siendo tan joven, fue desprendido de su padre terriblemente, arrebatado de su lugar mas seguro en el mundo y arrancado de su mayor fuente de amor en la tierra... Después de ser vendido como esclavo, un personaje influyente llamado Potifar, nota que este chico no es como los demás, al parecer José fue instruido, es así que lo compra y decide darle control de todos su bienes y negocios; excepto de su mujer... La cual con maldad lo deseaba y asechaba, incomodándolo cada día para que cayera ante sus pies. Pero la enseñanza de Jacob implantada en el corazón de su hijo durante el corto tiempo que lo tuvo, fue mas fuerte que cualquier tentación, nadie puedo quebrar sus principios.



La capacidad de un padre para instruir llega a ser tan trascendental como la fuerza con la que la saeta es lanzada a un punto especifico, atinando al blanco. Muchos padres esperan que sus hijos sean grandes, seguros y exitosos, pero yo hoy les pregunto: Cuando Dios pida cuentas ¿Quién responderá? ¿Cómo quieres que tu hijo sea el mejor si nunca estas? ¿Cómo va a sobrevivir al mundo si nunca tuvo un padre/madre que le enseñara a no temer? ¿Cómo lograra conocer a Dios y como lograra nunca apartarse de el? ¿Quién será su hogar en la tierra? ¿Quién será su ejemplo de vida? ¿Quién lo impulsara a creer? ¿Cómo sabrá quien es?

Todo eso, lo responde un padre que ha instruido.

"Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él." Proverbios 22:6


13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo