No Sois del Mundo

Hay dos cosas importantes que el hijo de Dios debe tener presente, estas son:

1) Jesús viene por un pueblo.

2) Tú no perteneces aquí.

En cambio, la iglesia actual solo piensa en las cosas terrenales, adoctrinando a las generaciones mas jóvenes con la idea de que debemos amar la vida por que “solo hay una y hay que vivirla”. Es una realidad que (al cristiano de antaño) la pérdida de un ser querido no era motivo de depresión, sino de gozo ¿Esto por qué? Bueno, su mirada estaba puesta en la vida futura, en el reino y no en la tierra, se gozaban de su pase a la eternidad (sorprendente ¿No es así?) Los ministerios de hace quince años enseñaban la abismal diferencia entre un hijo de Dios y un idólatra del mundo. Hoy, se enseña a imitar al mundo... Si tú eres un hijo de Dios ¡recuerda que eres enviado a establecer el reino de los cielos!

"(...)Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.” Jeremías 15:19


Si no habitarás en este mundo por siempre ¿Por qué haces tesoros aquí? Es triste que el hijo de Dios olvide su verdadero hogar. Estando entonces de paso por este mundo, podemos llegar a preguntarnos ¿Cómo debemos vivir? Claro esta que el mundo no es la prioridad, las riquezas que obtengamos y los placeres temporales se volverán polvo; el secreto esta en mantener una manera de vivir “buena” y soportar lo que venga.

“Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; por que no sois del mundo, antes yo es elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.” Juan 15:18-19


Otra forma de vivir sin perder de vista lo importante, es buscar constantemente hacer morir lo terrenal en nosotros.

“Honra al que te envió mientras estemos aquí”. -P. Omar Jaramillo



11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo