Tiempo de Ayudar

Actualizado: abr 27

En estos tiempos encontrar angustia, desesperación, dolor, pérdida y mucha necesidad, se ha convertido en cosa de todos los días; pero no tiene que ser parte de nuestra nueva normalidad ¿Cierto? Entonces como creyentes surgen muchas preguntas ¿Cómo sobrevivir a la dificultad? ¿Qué podemos hacer? Y ¿De qué es tiempo? Esta última pregunta es de la que trataremos principalmente en el Blog.





“No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo”. Proverbios 3:27


Lamentablemente, el hijo de Dios suele justificarse con “todos tenemos problemas” y aun que parte de ello es verdad, no implica que no podamos hacer nada. Nuestros gobernantes y médicos hacen todo los posible cada día, pero jamás lograran ayudar a todos. Hay jóvenes, niños y familias completas con problemas emocionales, de salud, incluso económicos; y no hay a quien puedan acudir. Si lanzáramos una pregunta al publico como… ¿Conoces a alguien con necesidad? Todos mencionaríamos a una persona, incluso más. La ayuda no vendrá de los gobiernos (aunque lo intentan), la ayuda viene de corazones generosos que actúan conforme a su posibilidad.


No es tiempo de ser egoísta

Es tiempo de Ser Sensible


“Así que, si tu hermano tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonaras sobre su cabeza” Romanos 12:20

Nuestro prójimo está sufriendo, son tiempos de robo y oportunismo, incluso hay quienes se hacen llamar necesitados sin carecer de nada; la codicia reina junto con la pobreza; es el peor momento para pensar en uno mismo, sin embargo, hay quienes tienen su mirada puesta en las riquezas.


No es tiempo de acumular

Es tiempo de Compartir


Entonces ¿Qué es lo que espera Dios de nosotros?

“Reparte a siete, y aun a ocho; porque no sabes el mal que vendrá sobre la tierra” Eclesiastés 11:2

Así es, por loco que parezca, la solución a la necesidad es: DAR. El Señor nos enseña la forma de sobrevivir al mal que nos asedia; Si cada uno de nosotros, ayudáramos a una sola persona, la mayoría se encontraría en inmediato alivio; es una instrucción aparentemente simple, y sabemos que Dios no se equivoca en sus sugerencias. Es ahí donde nos cuestionamos ¿Por qué no estamos ayudando a nuestro vecino? ¿Qué frena al hijo de Dios para hacer su voluntad?


Al Mal Tiempo

Buena Cara


“Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y los salvará. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltara como un ciervo, y cantara la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad. En lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos. Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasara inmundo por él, sino que el mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviara. No habrá allí león, ni fiera subirá por él, ni allí se hallará, para que caminen los redimidos. Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.” Isaías 35: 3-10


El desánimo. Es la falta de fuerza o energía para hacer, resolver o emprender algo; siendo mas contagioso que muchas otras enfermedades; y no solo eso, el hijo de Dios presenta síntomas de fracaso, temor, culpa y hasta cansancio. El Señor hoy nos recuerda que el viene con pago, bendición y retribución a los de corazón triste. Desea levantar los brazos caídos y rodillas dobladas. así como Elías que con una sola torta siguió cuarenta días caminando, el señor nos fortalecerá.


“Cuando te sientas en derrota y oprobio, recuerda que; La noche no es eterna, siempre vuelve a amanecer. La guerra se compone de muchas batallas, perdiste una, pero él gano la victoria completa. Él estará con nosotros hasta el fin del mundo. Si estas pasando por algún problema, al final no gemirás, si no te gozarás, esa es la forma en la que termina la historia de todos aquellos que confiaron en Dios.”

– Pastor Omar Jaramillo




9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo